Escenario de un Cuidador

“Si no cuidamos a los cuidadores, no tendremos un enfermo, sino dos” (Pedro Simón, escritor y periodista Español).  Así es, detrás de cada persona con  algún tipo de demencia,  existe un cuidador quien por libre opción o  impuesta por las circunstancias, sin que mediara un proceso deliberado de toma de decisión, y o imposición social, realizará un cambio radical en su vida  como consecuencia de la demanda de adaptación que requerirá su nuevo escenario, el cuidar a su familiar con demencia las 24 hrs.

El cuidador y el familiar siempre van a estar mejor juntos

Cuando diagnostican a un familiar con Alzheimer (*(1) el 56% de prevalencia entre las demencias) no sólo es víctima quien  padece la enfermedad, sino que  todo su entorno familiar.  Trae consigo no sólo un estigma social, sino que un alto costo físico, emocional y económico  de larga data (10 a 15 años de duración, considerando las tres etapas de la enfermedad).

Al comienzo  de la enfermedad, la red familiar está presente y participa en  forma activa en decisiones, visitas, en la búsqueda de nuevos enfoques para tratamientos  e inclusive pueden ser partícipe  de los cuidados de su familiar. No obstante, a medida que avanza la enfermedad, esa red de apoyo cada vez se va alejando y sólo va quedando un sólo  un cuidador,  siendo este denominado “cuidador principal”, que  no sólo tiene el rol de asistir a su familiar, sino que coincidentemente  puede tener el rol de madre, dueña de casa, hija y esposa. Esto, considerando que un 85,6%  de los cuidadores son mujeres (según dato Chile cuida) y como LabySalud queremos entregarte el mejor servicio en exámenes a domicilio.

Por tanto, la vida de ese cuidador cambia radicalmente siendo además,  espectador del deterioro progresivo e irreversible de un familiar tan querido, muchas veces admirado  y con el que se ha compartido gran parte de la vida. Impotencia  e indefensión aprendida, entendiéndose como el nulo control que puede sentir sobre la situación, emociones que emergen, muchas veces en soledad.

Un cuidador debe enfrentar e intentar  manejar conductas  que responden a delirios, alucinaciones y/o resistencia a bañarse, a comer o simplemente la persona con Alzheimer la noche la hace día. Estas situaciones, generan profundas reacciones afectivas y emocionales: sentimientos de inutilidad o culpa, pensamientos disfuncionales, tensión, ira, tristeza, generando  un desgaste emocional, pudiendo desencadenar trastornos psicológicos como estrés, ansiedad, depresión etc.

Por tanto, en este escenario,  el autocuidado debe ser como primera prioridad.

  • Participar en grupos de apoyo, ya sea por redes sociales o presenciales.
  • Informarse acerca de la enfermedad, el manejo ambiental y conductual. El conocer la enfermedad, sus síntomas y tratamientos es vital para el autocuidado.
  • Generar espacios de “respiro”, enfocándose en actividades que son placenteras, la imaginación no tiene límites!!
  • Expresar en forma directa y asertiva la necesidad de apoyo.
  • Tener un “diario de vida”, contribuye a reducir el estrés mental, expresando mediante un bolígrafo las emociones que siente.
  • Considerar una oportunidad de re encuentro y reconciliación, con ese familiar madre y/o padre que tuvieron una relación distante e incluso tormentosa, y hoy, cuando los roles se invierten en los cuidados, esa relación se reconstruye y aparece la reconciliación y  el perdón.
  • Identificar actividades que sean placenteras, “obligarse” a practicarlas.
  • Escuchar música y bailar!!
Diviértete junto/a a el/ella

Mónica Oviedo
Programa AMA

Colaboración Alejandro Sandoval LabySalud